Filtración de piscinas

filtraci

ón

de pis

cinas

Diferentes sistemas de filtración de agua para piscinas

La filtración es uno de los aspectos más importantes de la piscina a la hora de diseñar y de calcular todo el sistema hidráulico y sus componentes, filtro – bomba – válvula selectora.

Lo primero que se debe tener es cuenta es la necesidad que se le quiere aplicar a la piscina, su utilidad y dejarse aconsejar por el profesional sobre las diferentes opciones de sistemas de filtración que puedan haber en el mercado, sus calidades y a ser posible sus recomendaciones.

Parte del sistema de filtración se compone de los materiales de BSV empotrados en el vaso de la piscina, que ayudan a la recirculación del agua de toda la piscina; esquimer, boquillas de impulsión, toma de limpiafondos, sumidero, filtro de rejilla o prefiltro de bomba (aconsejable que nunca sea inferior a una capacidad de 2 L.)

reparación piscinas
rehabilitación piscinas

La capacidad de un sistema de filtración se mide principalmente por un valor equivalente a m3 x h x m2 (m3/h/m2), que equivale al volumen de agua que deja pasar por cada metro cuadrado de superficie filtrante y por cada hora.

A valor más bajo, mejor calidad de filtrado y a la inversa, mayor velocidad, pero peor calidad obtenida.

Dependiendo del tipo de medio que se emplee para la filtración del agua, veremos que la velocidad de filtración (m3/h/m2) ideal varia de un sistema o otro. El motivo es claro, ya que la resistencia de un medio a otro también es diferente y por tanto no son extrapolables las velocidades de filtración de un sistema a otro.

Aclarar que cuanto menor es la velocidad de filtrado, obviamente se precisa de mayor superficie y por tanto de un filtro más grande, dado que los fabricantes emplean las velocidades más altas para dar expectativas de rendimiento óptimo.

Diferentes sistemas de filtración para piscinas

Filtros de Silicio (silex): La capacidad de retención se mide en torno a las 50 micras y las 30 micras. Las velocidades de filtrado habituales están entre los 10m3/h/m2 y los 50m3/h/m2. Las primeras se emplean en sistemas de tratamiento muy especiales y raramente en piscinas, y la más alta se ha establecido como el estándar en las piscinas residenciales.

No se recomienda emplear velocidades superiores a 40m3/h/m2 ni inferiores a 30m3/h/m2 para casos normales.

Filtros de Cartucho: Son utilizados mayoritariamente en Estados Unidos, su aplicación en piscina privada en terrada es menos frecuente, en algunos casos utilizados por piscinas de acero, dado su reducido coste comprando el producto al por mayor, también es utilizado en la gran mayoría de los casos para las piscinas elevadas.

La capacidad de retención la determina el cartucho que se instale, dado que la calidad de filtración viene definida de fábrica. Es habitual en torno a las 10 micras y 30 micras.

reparación piscinas
rehabilitación piscinas

Filtros de diatomeas: Tienen grandes prestaciones, una gran autonomía general y una gran calidad del filtrado. Obtiene una calidad entre 5 y 0,5 micras, llegando a ser capaz de poder detener las partículas inferiores a una bacteria. Estos filtros son los mas caros de la gama, dado que en cada lavado se tiene que cambiar su carga “el polvo de diatomeas”, un filtración bien instalada y calculada requiere un lavado de diatomeas cada 3 a 5 semanas ( en algunos casos hasta varios meses, pero siempre en instalaciones muy especiales). Si la instalación esta mal realizada el gasto de diatomeas puede ser abismal.

Gracias a la finura del filtrado se consigue una transparencia pura del agua, de tal forma que no se llegue a apreciar ni una sola partícula en flotación.

Gracias a esta finura que se obtiene y a esta transparencia, es obvio la calidad del agua, gracias a esto, conseguimos una desinfección y tratamiento del agua mínima.

Los filtros de diatomeas suelen trabajar a una velocidad muy baja; entre 0,5 m3/h/m2 a 5m3/h/m2, las diatomeas pueden ser empleadas en todo tipo de piscinas, tanto interiores como exteriores.